El empleo del futuro será verde

La sostenibilidad y el cuidado del medioambiente son asuntos que a día de hoy están muy presentes en nuestra sociedad. Estamos dando los primeros pasos en esta carrera de fondo que es la concienciación medioambiental, lo que da lugar a reflexiones y debates muy interesantes: ¿habrá conflicto entre economía y medioambiente? ¿se beneficiará el empleo de este cambio de paradigma?  Cuando se habla de los empleos del futuro generalmente se habla de transformación digital, inteligencia artificial, realidad aumentada aplicada a las empresas y herramientas para la gestión de la cada vez mayor cantidad de datos.

Pero no podemos olvidarnos de la sostenibilidad en el trabajo que es una realidad que ha venido a quedarse.

Economía + medioambiente = empleo verde 

Tal como revela el informe Perspectiva Económica Mundial del FMI, la transición ecológica y la economía verde son dos pilares fundamentales para la recuperación económica de los países, y esto presenta un tándem muy atractivo entre economía y medioambiente: las previsiones reflejan que si se aplica una estrategia integral de política económica con un foco medioambiental en 2035 se crearían unos 12 millones de empleos nuevos.  

Esto, sumado a una mayor concienciación por parte de los países de la Unión Europea, hace que la sostenibilidad se haya convertido en uno de los principales ejes de los fondos europeos de Next Generation, donde la inversión verde supondrá más del 37% del total de los planes nacionales de recuperación. Si atendemos a un enfoque nacional, el gobierno de España también contempla una fuerte inversión en este sentido como parte del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia de la economía española tras la pandemia de la Covid-19. 

Podemos afirmar por tanto que la sociedad está evolucionando desde el tradicional modelo de economía lineal, basado en producir, usar y tirar todo tipo de productos, hacia un nuevo modelo basado en la economía circular que consiste en reducir, reutilizar y reciclar. En este cambio de modelo es imprescindible avanzar hacia la descarbonización de la economía y reducir las emisiones y el consumo de los recursos naturales. Inevitablemente todos estos cambios se van a ver reflejados en sector del empleo, que actualmente se encuentra en las primeras etapas de transformación hacia un modelo de empleo verde. 

El empleo del futuro debe reducir el impacto ambiental

El empleo del futuro verde es aquel que reduce el impacto ambiental de las empresas y los sectores económicos hasta alcanzar niveles más sostenibles. Hablamos por tanto de puestos de trabajo de empresas específicamente orientadas a la mejora del medioambiente, pero también de aquellos que, dentro de cualquier tipo de empresa, tienen como objetivo mejorar la sostenibilidad.  

En los últimos años se han consolidado empleos verdes en ámbitos como la energía solar o eólica, el reciclaje y el tratamiento de residuos, la agricultura ecológica, la construcción sostenible, la automoción con vehículos híbridos o eléctricos, o las infraestructuras de transporte, etc. Este tipo de empleos contribuyen a reducir los consumos energéticos o de materias primas, los grandes responsables de una de nuestras mayores amenazas: las emisiones de gases de efecto invernadero. No obstante, como veremos más adelante, el empleo verde es un sector en pleno auge en el que se despliegan un sinfín de oportunidades. 

¿Qué beneficios tendrán estos empleos en el futuro inmediato? 

El empleo del futuro verde contribuye de manera directa y activa a transformar nuestro impacto sobre el medioambiente, al mismo tiempo que refuerza las economías en que se enmarca: 

  • Contribuye a la adaptación al cambio climático. 
  • Favorece el crecimiento económico limpio.  
  • Influye en el desarrollo y a la reducción de la pobreza en países en vías de desarrollo. 
  • Aumenta la eficiencia del consumo de energía y de las materias primas. 
  • Limita las emisiones de gases de efecto invernadero. 
  • Minimiza los residuos y la contaminación. 
  • Protege y restaura los ecosistemas. 

Sectores económicos con más empleos verdes 

Nuestro entorno está cambiando a una velocidad cada vez mayor, la tecnología es la dimensión más evidente, pero otros factores como el cambio climático, la transformación demográfica, la migración y los cambios en la organización del trabajo hacen que el empleo atraviese una profunda transformación. 

La OIT identificó en su informe Empleos Verdes: hacia el trabajo decente en un mundo sostenible algunos de los sectores susceptibles de crear empleos en el futuro. Factores como el desarrollo tecnológico, la descarbonización de la economía y el desarrollo de la economía circular, darán lugar a nuevas profesiones mientras que otras se mantendrán, adaptándose a la nueva realidad verde. De acuerdo a los expertos, estos son los sectores con mayor potencial para crear empleo verde: 

  • Energía 
  • Reciclaje 
  • Construcción y rehabilitación 
  • Agricultura orgánica y sostenible 
  • Diseño ecológico 
  • Turismo / ecoturismo 
  • Transporte sostenible 

¿Qué tipo de perfiles profesionales demanda el sector? 

El empleo verde es una realidad a día de hoy y existe una creciente demanda de perfiles que demuestra el esfuerzo que realizan las empresas por adaptarse a la nueva realidad. Según el informe Empleo en Sostenibilidad y Medio Ambiente: 10 profesiones con futurorealizado por el portal Infoempleo y la Universidad Internacional de La Rioja, las más demandadas son: 

  1. Analista de Soluciones y Proyectos Tecnológicos Sostenibles. 
  1. Técnico de Prevención de Riesgos Laborales, Calidad, Medio Ambiente y RSC. 
  1. Consultor de Logística Sostenible. 
  1. Ecodiseñador. 
  1. Especialista en Economía Circular. 
  1. Especialista en Educación Ambiental. 
  1. Experto en Sostenibilidad Ambiental. 
  1. Gestor Cultural Especializado en Sostenibilidad. 
  1. Experto en Energías Renovables. 
  1. Ingeniero Ambiental. 

Formación necesaria: especialización medioambiental 

El enfoque que requiere este mercado laboral de empleo verde es la especialización medioambiental, que puede trascender a cualquier sector: un arquitecto, un abogado o un ingeniero pueden complementar su formación de manera que su perfil profesional pueda adaptarse a las demandas de empleo verde. Por ejemplo, un arquitecto puede especializarse en bioconstrucción, en rehabilitación de viviendas sostenibles, en rehabilitación o construcción de viviendas pasivas… La clave está en someter el sector profesional en que nos enmarcamos a un filtro de sostenibilidad para conocer las opciones que existen o incluso crearlas, ya que en el momento en que nos encontramos las posibilidades se multiplican día a día. 

Perspectivas de futuro: la apuesta por empleo verde 

El cuidado del medioambiente se desvela como detonante de un proceso de transición que redunda no solo en el cuidado de nuestro entorno, sino en la creación de nuevas empresas y servicios, departamentos específicos, puestos de empleo… La experiencia de los últimos años demuestra que hablamos de un sector en auge que se presenta como prioritario e imprescindible, cuenta con el apoyo de gobiernos e instituciones y se mantiene en crecimiento a pesar de las recesiones, presentando buenas cifras de empleabilidad y facturación. Ahora más que nunca el futuro se revela como sostenible y verde.